CASUALIDAD VS CAUSALIDAD

La palabra casualidad nos viene a la cabeza muy a menudo. Cuando pensamos en alguien y nos llama o nos manda un mensaje, cuando nos apetece comer algo y de repente pasamos por un escaparate y lo vemos, cuando estamos tarareando una canción de nuestro grupo de música favorito y escuchamos el último single en la cafetería a la que entramos…

Vamos, que probablemente esto te haya pasado más de una vez…Y, ¿te has parado alguna vez a preguntar cómo es que ocurre esto?

Muchos no le dan importancia, y lo llaman simplemente casualidad…Sin embargo, otros lo asocian con la ley de la atracción. Esta ley parte de la base de que somos lo que pensamos. Analiza el poder que tiene nuestro pensamiento sobre el entorno en el que nos movemos, en el que vivimos. Por tanto, si existe en tu mente, existe en tu vida…A priori, puede sonar un poco utópico, pero créeme, es totalmente cierto.

 

Abrir bien los ojos, para “ver bien las señales”

 

 

Cada vez son más las personas con las que me cruzo que hablan de ello, y de casos impactantes que les han ocurrido. Incluso a aquellas personas más incrédulas. Honestamente, cuanto más escéptico eres, más evidente es el hecho que te ocurre en este aspecto.

Y es que ya lo decía Carl. G. Jung, discípulo del famoso psicolanalista Freud: “no existen las casualidades, sino las causalidades”.  Este famoso psicólogo y psiquiatra, creó el término sincronicidad, concepto que hace referencia a “la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero no de manera casual”. Es decir, hace referencia a la unión de los acontecimientos interiores y exteriores de un modo que no se puede explicar, pero que de alguna manera tienen sentido.

Tras muchos años de investigación, Jung llegó a la conclusión de que hay una conexión clara entre el ser humano y su entorno. Y es esta conexión la que en ciertos momentos crea situaciones coincidentes, las cuales tienen un significado específico para las personas que la viven, un significado simbólico.

Jung planteó esta idea cuando estaba tratando a una de sus pacientes. Tremendamente racional, esta mujer comenzó a confesarle al psicólogo un sueño que había tenido con un escarabajo volador, y se lo describió con todo lujo de detalles. Cuando terminó la sesión, de repente apareció volando por la ventana de la consulta un escarabajo exactamente igual al de su descripción. Fue entonces cuando este prestigioso psicólogo asoció el hecho a la sincronicidad y concluyó que si existe en tu mente, también puede existir en tu entorno una relación, asociándolo con aspectos de personalidad del paciente.

Y es que es básico estar “despiertos/as“, no solo estar vivos/as sino viviendo, ya que estas experiencias suelen ocurrir en momentos no esperados, pero siempre en el momento exacto. Tal es así, que pueden llegar a influir definitivamente en nuestros pensamientos, e incluso, en ocasiones, a cambiar el rumbo de nuestras vidas. Sin embargo, para que esto pase, hay que estar atento al entorno en el que te mueves y a las señales que te manda el universo.

Así que ya sabes, permanece atento a lo que pasa en tu entorno. Sólo de esta forma tendrás mayor posibilidad de que ocurra sincronía a tu alrededor.

Si te ha ocurrido alguna vez algo parecido, y te apetece compartirlo, estaré encantada de leerte.

P.D. ¿Te ha parecido interesante? Pues te invito a que compartas y a que nos dejes tus comentarios  ?

………………………………………………………CONECTA con tus SENTIDOS……………………………………………………………………

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *